Productos

Patrimonio1inicio12nuestra tierra Chumberas

 

P2030076

 

En este apartado o sección hablaremos de los productos de Almería, pero no solo en darlos a conocer, algo que en algunos es necesario por desconocimiento, sino en interpretarlos de cara a su puesta en valor, difusión y aprovechamiento patrimonial basándonos en un plan de marketing y de comunicación que ayude al visitante y al propio almeriense a venderlo y darlo a conocer.

Haremos especial hincapié en la gastronomía (de todos es conocido que un lugar se visita mejor y se repite si se llena la panza bien) que es uno de los pilares económicos básicos para el desarrollo de las zonas mediterráneas. A través de ella se fusionan la riqueza de los alimentos que se elaboran en la zona, con la forma de interpretarlos y mostrarlos a los consumidores una vez cocinados y preparados. Es decir, la fusión entre el arte, la cultura, los valores del mediterráneo, junto con la experiencia de siglos y siglos de preparación de platos y comidas, una forma de manifestación y de presentación a los potenciales consumidores. Pero para que esta manifestación sea un éxito y sirva para promocionarse efectivamente, diferenciarse y atraer a los clientes para que prueben esos platos, hay que desarrollar una excelente estrategia de marketing global. Es decir, definir un plan de marketing en que manifestemos: qué somos (producto, precio, distribución y comunicación), y cómo lo vamos a ofrecer (personas, proceso, prestación/entrega y evidencia física).

En resumen, hay que tener en cuenta las 8 P´s del de marketing desde la perspectiva de los servicios de forma integrada, puesto que la mezcla de cada una de estas variables, definirán la calidad del servicio global que queremos ofrecer al cliente para satisfacer sus necesidades en cuanto a la alimentación, es decir, a la experiencia gastronómica que quiere disfrutar.

Factores a tener en cuenta: tangibles e intangibles:

La gastronomía es un servicio en el que se mezcla la naturaleza intrínseca de los platos que se sirven junto con sus características más destacadas: la intangibilidad (los platos no se pueden experimentar por los sentidos hasta que no son consumidos), la inseparabilidad (el servicio de comidas se presta y consume conjuntamente, por lo que la producción del servicio es fruto del esfuerzo conjunto del consumidor y del vendedor, interactúan), la heterogeneidad o variabilidad (tienden a estar menos estandarizados que los bienes, es decir, que cada servicio depende de quién lo presta, cuándo y dónde, debido al factor humano; el cual, participa en la producción y entrega, por lo que es más difícil pronosticar a priori la calidad percibida por el consumidor) y su carácter perecedero (las mesas de un local que no se llenen en un día no se pueden conservar, almacenar o guardar para el día siguiente).

Todas estas características hacen necesario trabajar la gastronomía desde la creación de un plan basado en la calidad percibida como máxima, tal y como hemos señalado al principio del capítulo. Los consumidores van a exigir que los platos que coman tengan unos productos frescos, saludables, con colores apetitosos, bien cocinados y presentados, basados en la cultura local y tradicional de la zona, y servidos por personal cualificado y amable, en un ambiente limpio y locales decorados acordes a esa calidad o a la imagen que la empresa quiera ofrecer.

Por tanto, el plan de marketing de servicios que quiera desarrollar cualquier restaurante tiene que tener en cuenta las 8 variables que a continuación vamos a describir en siguientes capitulos:

1) Producto.
2) Precio.
3) Distribución.
4) Comunicación.
5) Personas.
6) Procesos.
7) Prestación/Entrega.
8) Evidencias Físicas.    

inicio4

IMG_0199

Google AdSense

Template Design © VibeThemes. All rights reserved.
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas